lunes, 6 de marzo de 2017

ANÁLISIS PAÍS ¿Hasta dónde nos llevará la crisis económica?

¿Cuánto más puede empeorar la situación?
¿Ya tocamos fondo?
Esas son algunas de las preguntas que normalmente comparten los venezolanos angustiados e impactados por la crisis. Pareciera que la calamidad no tiene fin y mientras tanto el Gobierno sigue jugando al Carnaval, sigue homenajeando al difunto presidente Chávez y hasta organiza una costosa serie de eventos que incluyen una Cumbre del Alba.
Y lo peor es que en el marco de la Cumbre del Alba, por iniciativa de Venezuela, aprueban ayudar a los migrantes latinos y caribeños en Estados Unidos, obviando que en nuestro país hay gente muriendo de hambre o por falta de medicamentos. Eso es parte de la estrategia de negación de la realidad nacional.
En el País Político, tal como habían presagiado los expertos el proceso de validación de los partidos ante el Consejo Nacional Electoral es absolutamente inviable. Eso no es obra de la improvisación, sino que más bien es la consecuencia de algo muy bien planeado.
En el País Social, la ausencia de medicinas nacionales y los altos costos de las importadas siguen perturbando la vida de los venezolanos. La salud de los venezolanos está en riesgo porque nadie con un salario promedio puede costear los tratamientos que necesita para sus afecciones de salud.
PAÍS político
Partidos políticos: los hechos terminaron de darle la razón a los expertos que habían presagiado que el diseño del proceso de validación de militantes por parte de los partidos políticos era totalmente inviable. Eso no es obra de la improvisación, sino de una verdadera planificación que busca ilegalizar a la mayoría de las organizaciones de la oposición e incluso del Gran Polo Patriótico. Se trata de buscar la aniquilación de la oposición partidista para evitar que la población entube su voto castigo. Eso es parte del plan que busca que el PSUV logre por lo menos derrotas menos deshonrosas. Se busca alejar lo más posible cualquier evento electoral. Al erradicar a los partidos opositores, buscan afectar a la Unidad democrática. Se espera que en las próximas horas la MUD fije una posición fuerte contra ese proceso de renovación que es imposible de cumplir ¿Se retirará la MUD de la trampa montada por el Gobierno a través del CNE?
Conflicto: la grave situación venezolana podría ser el objeto de una amplia discusión en el seno de la Organización de Estados Americanos en los próximos días, como parte de los pasos a seguir para la aplicación de la Carta Democrática Interamericana contra el Gobierno venezolano. La democracia venezolana está en fase terminal como se evidencia a través de las violaciones de los derechos humanos de la disidencia, la gran cantidad de presos políticos, el uso de los poderes públicos para criminalizar a la oposición y ahora para tratar de aniquilar a los partidos y la renuencia del Gobierno a la realización de las elecciones pautadas en la Constitución Nacional. Todo eso y mucho más engrosa el expediente contra el régimen y que recoge toda su conducta antidemocrática. La presión internacional se intensificará próximamente con el fin de encontrar salidas al conflicto venezolano. Pero además se esperan otras acciones desde los Estados Unidos contra figuras de régimen, con el propósito de obligarlos a sentarse en una mesa de negociación que conduzca a una transición democrática. Hay preocupación por lo que ocurre en Venezuela y temen un desbordamiento del conflicto.
Elecciones: definitivamente el Gobierno perdió su vocación electoral y por eso no tienen la más mínima intención de realizar las elecciones regionales y municipales e incluso pudieran buscar cualquier argumento para posponer las elecciones presidenciales de 2018. Mientras más se profundice la crisis, menos interés tendrá el régimen en realizar elecciones. Todas las encuestas indican que perderían abrumadoramente cualquier consulta que se realice en el marco de la difícil situación económica que abruma a los venezolanos.
MUD: la Mesa de la Unidad Democrática no termina de arrancar su accionar político con el fin de recuperar la conexión con la disidencia ciudadana y mucho menos atina en sus decisiones para enfrentar todos los escollos que les coloca el Gobierno. La posición de la Unidad frente al proceso de validación de los partidos ante el CNE, es la mejor demostración que aún no terminan de recomponer sus problemas internos. No hay una posición firme y clara, sino que más bien cada partido dice y hace lo que esté de acuerdo con sus intereses. La MUD no termina de reorientar su camino.
PAÍS económico
Crisis: el país sigue sin un rumbo adecuado. No hay perspectivas de un cambio en la política económica y está suficientemente comprobado que el modelo chavista más bien agravará la situación. Los indicadores que miden la cantidad de venezolanos que están pasando hambre se incrementan. Cada día se consiguen menos alimentos hechos en Venezuela. Cada día hay menos medicamentos. Y el Gobierno persiste en su estrategia de negar la realidad. Está tan de espaldas a la situación nacional que sigue jugando al Carnaval y hasta organizó una serie de costosos eventos para conmemorar los cuatro años de la muerte de Chávez. Incluso fueron anfitriones de la XIV Cumbre Extraordinaria del ALBA-TCP y en ese marco aprobaron, por petición del presidente Maduro, el apoyo económico para los migrantes latinos y caribeños en los Estados Unidos ¿Se dijo algo de la calamidad que afecta a los venezolanos? No, porque los problemas internos son inexistentes para el Gobierno, cuyos principales voceros niegan el hambre, la escasez, la inflación y hasta la inseguridad. Aquí no pasa nada y como no pasa nada, no hay algo sobre lo cual decidir y actuar ¿Qué se hizo el Golpe de Timón económico que anunció El Aissami desde comienzos de enero? Nada ¿Qué pasó con el nuevo sistema cambiario? Nada de nada. El Gobierno carece de la gobernanza y la gobernabilidad sobre la economía. Mientras tanto, el pueblo sigue padeciendo los problemas de la crisis ¿Cuándo tocaremos fondo? Eso es impredecible.
Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela cerraron ligeramente en alza al ubicarse en $10.727 millones con un incremento de $282 millones.
Petróleo: el precio promedio de la cesta petrolera venezolana cayó en $0,10 al cerrar en $46,83.
Dólar: la tasa Dicom superó la barrera de los 700 bolívares por dólar al ubicarse al final de la semana en Bs. 701,79.
Indicadores: continúa el ilegal silencio del Banco Central de Venezuela en relación con los indicadores de la economía.
Billetes: persiste el desorden y la improvisación en relación con la entrada del nuevo cono monetario. Todas las semanas anuncian la supuesta llegada de nuevos lotes de billetes, pero hay muy pocos a disposición del público. Es tan grave el desbarajuste, que ahora decidieron que dejarán que el billete de Bs. 100 siga en el mercado hasta que salga a mediano plazo de circulación, luego de haber generado aquel caos en diciembre cuando anunciaron que en horas dejaría de tener valor. Este es otro síntoma de la ausencia de gobernanza y gobernabilidad sobre la economía.
PAÍS social
Precios y escasez: la inflación y la escasez de alimentos y medicamentos se profundiza en el país. Los constantes incrementos de precios mantienen atormentados a los consumidores, que cada día pierden más capacidad de compra porque sus ingresos no les alcanzan ante los efectos de la inflación, que se combina con la escasez para generar un cuadro difícil de manejar para la población. El desabastecimiento de alimentos y medicinas cada día es más amplio y lo poco que se consigue importado se vende a precios inmanejables para la mayoría.
Deterioro: la calidad de vida de los venezolanos desapareció. El día a día de los ciudadanos es agobiante. Hay toda una mezcla de diversos problemas que acaban con la tranquilidad de la población. Y mientras el deterioro se amplia, el Gobierno lo niega.

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada