miércoles, 28 de septiembre de 2016

Deutsche Bank. La caída

deutsche-bank-compressor (1)
No es que llueva sobre mojado para el Deutsche Bank, más bien llueve sobre un barrizal. El Deutsche Bank alias Monstruo Deutschkenstein o la adaptación modera y en versión financiera del Monstruo de Frankenstein de Mary Sheller veía está semana el departamento de Justicia de Estados Unidos se plantea multarlo  con 14.000 millones de dólares  por la emisión y suscripción por el banco de valores respaldados con hipotecas basura entre 2005 y 2007.
Algunos lo podréis entender cómo una represalia a la multa de 13.000 millones que la UE quiere imponer a Apple. De ser así hay que reconocer que los yankies son mucho más hábiles y golpean justo donde más duele.
El resultado en la cotización del Deutsche tras anunciar el Departamento de Estado el importe de la multa fue este:
deutsche
Aunque seguramente la multa será bastante inferior a la primera cantidad anunciada, la reacción del mercado tiene cierto sentido. El Deutsche capitaliza en estos momentos poco más de 15.000 millones, por unos activos de 1,8 billones y unos fondos propios de unos 66 mil millones.
Abrimos un poco más el zoom en la cotización del Deutsche en los últimos meses y lo comparamos con un viejo conocido:
captura-de-pantalla-2016-09-18-a-las-12-42-17
Pero si aún pensáis que la reacción del mercado ha sido algo puntual de los últimos meses, abrimos un poco más el zoom de la cotización y vemos la evolución de la cotización desde el inicio de la crisis financiera:
captura-de-pantalla-2016-09-18-a-las-12-43-59

Espectacular. De más de $150 la acción en 2007 a poco más de $13 la acción en 2016 y sin levantar cabeza.
Volviendo a la multa. Por cierto el Deutsche Bank tiene en su balance $4.500 millones provisionados para hacer frente a posibles multas.
Os dejamos lo que han pagado en multas otros bancos norteamericanos por el mismo caso de las hipotecas. El volumen de bonos hipotecarios, la multa inicial y la multa final. El Deutsche debería acabar pagando unos $4 mil millones.
captura-de-pantalla-2016-09-18-a-las-12-47-03

El caso es que seguimos con la dinámica perversa en la banca. Los altos directivos de la banca haciendo prácticas “corruptas” para hinchar resultados y cobrar bonus gigantescos y los accionistas pagando la fiesta cuando son descubiertos. Banqueros en la cárcel: Cero.
Ya explicaba muy bien la dinámica nuestro héroe personal. El soplón Eric Ben Artzi:

El caso Well Fargo y las cuentas falsas

Un buen ejemplo de esta dinámica perversa lo tenemos en el reciente caso del gigante financiero Wells Fargo. El banco estadounidense Wells Fargo ha sido sancionado la pasada semana con 185 millones de dólares  por las malas prácticas detectadas entre 2011 y 2015, cuando se contrataron sin consentimiento de los clientes 1,5 millones de cuentas de depósito y se solicitaron 0,5 millones de tarjetas de crédito.
¿Qué han hecho los máximos dirigentes de la entidad a parte de cobrar bonus millonarios por cumplir objetivos falseados?
1- Pagar la multa a cuenta de los accionistas, que han sido doblemente estafados. Primero por pagar a su cuenta bonus que no se deberían haber pagado y luego por pagar la multa.
2- Despedir a los 5.300 empleados que trabajaban en esa área. Los “mindundis” a la hoguera, total ya no sirven para nada y que no podrán seguir creando cuentas falsas. Se llama sacrificar el peón. Primero porque tiene que haber un culpable, y la dirección del banco se lava las manos señalando a unos cuantos peones que actuaron deshonestamente por su cuenta y estableciendo a la vez un corta fuegos entre ellos y los señalados como culpables.
3- Recompensar a la máxima directiva de la unidad que falsificó las cuenta con un puente de plata o más bien de oro. En concreto a Carrie Tolstedt salió unos días antes de que se hiciera público el escándalo con una indemnización de $124,6 millones. Se llama comprar el silencio de la única persona que puede relacionar el fraude de las cuentas fantasma con la máxima dirección del banco.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada