sábado, 25 de febrero de 2017

Un mundo en quiebra

¿Aprendimos algo de la crisis financiera de 2007? La pregunta tiene una respuesta y esta es un claro “No”. Y si aprendimos algo queda claro que no hemos hecho absolutamente nada para evitar que vuelva a suceder más bien todo lo contrario.
Siete años después de la crisis financiera de 2007 hoy el mundo está más endeudado que nunca. Globalmente hemos incrementado el endeudamiento global en 68 billones de dólares (trillones en la escala anglosajona) y lo que es peor seguimos con un modelo económico en donde la deuda crece mucho más rápido que la economía global.
El resultado es que en el año 2000 el endeudamiento global tenía un ratio del 246% del PIB, en 2007 había ascendido a un ratio del 269% sobre el PIB y a mitades del 2015 estábamos en un endeudamiento del 294% del PIB, y todo bajo el espejismo de solvencia que otorgan un valor hinchado de los activos valor que se vaporizará rápidamente ante cualquier cambio de humor.
Si en lo que respecta a la deuda hoy el mundo no está mejor que hace 7 años, en lo que respecta a lo que se diagnosticó cómo otro de los causantes de la crisis, bancos demasiado grandes cómo para caer, tampoco parece que hemos aprendido nada. Bueno si los bancos si que aprendieron la lección y hoy son mucho más grandes de lo que eran en 2007.
En España, cuatro bancos han absorbido durante los últimos 7 años a 23 entidades. En EEUU, en 2007 los bancos de mayor tamaño tenían una cuota del 53% del mercado bancario, en 2014 ya controlaban casi un 60%.
La próxima crisis financiera está servida. Mientras tanto disfrutad de la fiesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada